Indignación

20 de junio de 2018

Recientemente la intolerancia a la llegada de inmigrantes latinos a los Estados Unidos se ha tornado insoportable. El recibir al inmigrante separándolos de sus familiares es una ingrata bienvenida, darles este tipo de sábana es arroparlos con el desprecio y alojarlos en jaulas es tratarlos como animales y no humanos, hijos del Dios Supremo.

Por tal la razón la Asociación Luterana de Ministerios Latinos de la Iglesia Evangélica Luterana en América se opone firmemente a estas acciones inhumanas perpetuadas en contra de los más vulnerables. Estos llegan buscando forjar nuevas vidas fuera de la violencia y pobreza de su país y se encuentran con la cuna del lobo. Esta es la tierra que proclama “estar bajo los estatutos de Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos.” ¿No fuiste tu, oh Estados Unidos, formada por inmigrantes? Por lo que exigimos un trato digno para los latinos y la intervención de las agencias internacionales a tomar su rol en este asunto perpetuado en contra de los latinos inmigrantes.

Clamamos y miramos con esperanza al Dios de los cielos para que haga descender su gracia sobre aquellos que son atropellados por los que ostentan el poder y lo mal utilizan. Rogamos al Dios de los cielos que esos corazones endurecidos por la indiferencia sean llenos de misericordia y compasión por todo ser humano con el derecho de vivir con dignidad y honra.

Atentamente:
Rdo. Martín López-Vega
Presidente de la Asociación Ministerios Latinos E.L.C.A.

Ver este mensaje en PDF